21 nov. 2008

Désir
Ninja

"Lo que seduce nunca suele estar donde se piensa" Zoom

"Désir", no es aquí un enunciado de alguna publicidad de perfume francés, aunque podría serlo. Sucede si, que quizás suena más seductor que "Deseo". En algún momento de la historia y, probablemente por diversas circunstancias, un macrocosmos que incluye galaxias como las de la seducción, el deseo, la provocación, el erotismo, se asoció a una cultura, en un tiempo dado de una sociedad europea occidental como la francesa. Quizás, este anclaje discursivo se imprimió con fuerza durante el Romanticismo. Sin embargo podríamos seguir encadenando procesos y derivaciones, que nos llevarían a otros tiempos y lugares.

Pero todo esto sólo para decir que ese macrocosmos al que me refiero, se hace inabordable, inaccesible, si no hacemos en él un recorte. Si un recorte que hable de soportes, de géneros, de dispositivos, de objetos, sujetos y sociedades determinados que, nombran y "hacen significar" a todas aquellas galaxias, en un sinfín de enunciados y discursos. Entonces así podremos observar como todo este sistema de interrelaciones por momentos acercan esas galaxias, en otros las alejan, las confrontan, o las superponen y disuelven en una suerte de sincretismos varios.

Piloto y su "mecha" (robot gigante)

Provocación, seducción, deseo, erotismo, no son sólo conceptos, son formas discursivas, que en diferenciales materialidades expresivas, aluden a determinados contenidos elaborados socialmente, bajo efecto de sucesivas transformaciones durante tiempos y en espacios dados. Podríamos hablar de sujetos, objetos, ideologías, gestos, poses, actitudes, silencios, teorías, rupturas, construcciones, modas, etc, asociadas a estos dilatados universos discursivos.

Enfermera

Hoy, para hacer un simple y obvio recorte, muy lejos del paraíso, del cielo o el infierno, la seducción de la manzana migra entre otros sitios a la máquina, a la tecnología, al logo Apple Mac , la iconicidad de la fruta prohibida mordida se materializa en un objeto tecnológico haciendo evidente la relación con el objeto de deseo. Esa relación está presente en otros objetos tecnológicos también, pero quizás en niveles menos evidentes materialmente y menos plausibles de análisis superficiales. Se haría necesario entonces, penetrar en las instancias de circulación y uso.

Aquellas formas discursivas mutantes, que este posteo viene recortando en objeto "de estudio" (quizás también de deseo), podrían percibirse en muchos casos, aún más inestables que otras. Variables en gran medida de acuerdo a los diversos campos discursivos que las contengan, ya sea que se pongan en escena en los de la publicidad, la política, la ciencia, la tecnología, en el ámbito doméstico, en los medios, en el arte, etc., nunca dirán lo mismo.

Gimnasta

Y hablando de recortes, casualmente Rafael Cippolini, en Cippodromo hizo el suyo en Madame Bovary Siglo XXI. Sí, es que la entrada que da lugar a su posteo gira en torno a una de las imágenes del deseo, el erotismo, la seducción y la provocación asociados a la heroína de la paradigmática novela de Flaubert. Y además, ella y sus imaginarios linkeados a dispositivos, soportes y entornos específicos, a Second Life, y otros sitios de la virtualidad enchufada. ¿Cómo se configuraría Mme Bovary en el SXXI? ¿Encontraría quizás en aquellas islas cyberespaciales el paraíso perdido de sus inacabables fantasías? Un momento del posteo dice así:

"Hoy la burguesa diva de Flaubert distribuiría su tiempo entre Facebook, Bedpost, unos cuantos blogs y Second Life. Y, por supuesto, utilizaría otra buena parte de su tiempo restante enviando clandestinos mensajes de texto. Sus aventuras, como no podía ser de otro modo, resultarían tan anfibias como digitales.

Es decir, su intimidad sería primordialmente digital. O al menos, se articularía por medio de un grupo heterogéneo de softwares. Demos vuelta esto. Si un productor cualquiera le encargara a un guionista realizar una adaptación de la canónica novela situándola en nuestros días, los hábitos de la heroína estarían mediados por una tecnología que actuaría sobre la ilusión de una forma diversa."

Realidad Virtual

Luego en un comentario en aquella entrada Napoleón Baroque, habitante experimentador de la virtualidad del metaverso, hace alusión a su vez a otro, escrito por quien aqui escribe, y además da entrada a cuestiones sobre juegos de seducciones anfibias "(...) En el metaverso se replican infinidad de arquetipos. Es un ambiente distinto, un entorno de videogame evolucionado pero con costumbres que no resultan nada nuevas. Fabiana recién hacía mención a Kierkegaard y a Kafka, dos seductores a los que les iría de maravillas en Second Life. Ahora bien ¿es la misma seducción? Posiblemente sí. ¿Es otro juego de salón? Puede o no serlo. Creo que en esto último la anfibiedad juega un rol decisivo (...)"

De la seducción y el erotismo

Chico Chocolate

Jean Baudrillard en su texto "De la seducción" se refiere a ella (a la seducción), como "estrategia de desplazamiento (se-ducere: llevar aparte, desviar de su vía), de desviación de la verdad del sexo" Para Baudrillard la seducción es eso que convierte todo en un juego sutil y agudo, un objetivo que no tiene principio ni fin, ni siquiera el fin de un deseo o de una pasión. La seducción es juego que gira en torno a reglas, no a leyes. Reglas que se fundamentan en la arbitrariedad. Juego que se busca y se encuentra a sí mismo en el propio goce de jugar. La seducción del lado del duende, no del goce, del hechizo más allá de la satifacción sexual o vital. Seducción que es desafío vivo, constante...inestable, efímera, secreta y reversible.
Hombre invisible

"La seducción es inmediatamente reversible, su reversibilidad proviene del desafío que implica y del secreto en el que se sume. (...) Tal es el desafío. También forma dual que se agota en un instante, y cuya intensidad proviene de esta reversión inmediata. Con capacidad de embrujo, como un discurso despojado de sentido, al que por esta razón absurda no se le puede dejar de responder".
"Supongamos que todas las grandes oposiciones distintivas que ordenan nuestra relación con el mundo estén atravesadas por la seducción en lugar de estar fundadas en la oposición y la distinción. Que no sólo lo femenino seduce a lo masculino, sino que la ausencia seduce a la presencia, que el frío seduce al calor, que el sujeto seduce al objeto, o al contrario, claro: pues la seducción supone ese mínimo de reversibilidad que pone fin a cualquier oposición determinada, y en consecuencia a cualquier semiología convencional. ¿Hacia una semiología inversa?"

Cazavampiros

"En los animales es donde la seducción adquiere la forma más pura, en el sentido de que en ellos el alarde seductor aparece como grabado en el instinto, como inmediatizado en comportamientos reflejos y adornos naturales. Pero no por ello deja de ser perfectamente ritual. En efecto, lo que caracteriza al animal como el ser menos natural del mundo es que su artificio, su efecto de mascarada y de adorno es el más ingenuo".
"Si los animales nos gustan y nos seducen es porque son para nosotros el eco de esta organización ritual. Lo que nos evocan no es la nostalgia del salvajismo, sino la nostalgia felina y teatral del adorno, la de una estrategia y una seducción de las formas rituales que superan cualquier socialidad y que aún nos hechizan"
Para el género "Manga erótico" como para el "Hentai", los seres antropomorfos, y los personajes que devienen animales, sirven como estrategias para evitar las censuras. "(...) si en vez de un hombre dibujamos un demonio, que, como todo el mundo sabe, no es humano y, por tanto, no tiene glande, pero que cuenta con infinidad de téntáculos de forma sospechosa, no hay censura que valga. Y lo mismo vale para las criaturas semiantropomórficas: nada indica que las chicas-gato, las hadas y demás criaturas del terreno de la imaginación deban poseer un clítoris ni algo que se les parezca"

Ogro

Del libro "Manga erótico", extraje el fragmento anterior y las imagenes en este posteo. Una publicación editorial dirigida a quienes se interesen en el aprendizaje de las herramientas necesarias para la realizaciones en el ámbito de la ilustración erótica. En las primeras páginas, el texto le dedica un espacio a la "Introducción al manga erótico". Desarrolla cuestiones sobre nomenclaturas, legislación, géneros, soportes y "Yaoi", según estos escritos "el género erótico más interesante en la actualidad (...) los protagonistas son chicos ambiguos, andróginos, más cercanos al glam que al músculo (...) la representación busca más el erotismo y la sensualidad que el habitual festival del hentai (nomenclatura con la cual los occidentales denominamos al manga pornográfico), para los japoneses simplemente "H". Es que con el término "etchi" los japoneses también suelen denominar a todo lo erótico y pornográfico, y "ecchi" corresponde además a la pronunciación de la letra H. En definitiva con "H" en Japón se denomina a todo contenido pornográfico en cualquiera de sus formas.

Sirena

"El mundo del manga erótico japonés es sumamente diverso y va desde la estereotipada jovencita de formas perfectas y ojos enormes hasta la sensualidad más insospechada, pasando por desviaciones que harían palidecer a nuestro Marqués de Sade. Al fin y al cabo, es otra forma más de expresión artística japonesa: un cúmulo de curiosidades, muchas veces incompresibles, que de alguna manera nos atren y fascinan sin remedio."

Yakuza

11 nov. 2008

Otras razones
Wölfli - Le gran chemin de fer du ravin de la colère - 1911 -

“(...) Puertas del corazón, pero apaleado, veo un templo, tiemblo, ¿que pasa? No pasa. Yo presentía una escritura total. El animal palpitaba en mis brazos con rumores de órganos vivos, calor, corazón, respiración, todo musical y silencioso al mismo tiempo. ¿Qué significa traducirse en palabras? Y los proyectos de perfección a largo plazo; medir cada día la probable elevación de mi espíritu, la desaparición de mis faltas gramaticales. Mi sueño es un sueño sin alternativas y quiero morir al pie de la letra del lugar común que asegura que morir es soñar. La luz, el vino prohibido, los vértigos, ¿para quién escribes? (...)”

Alejandra Pizarnik - Extracción de la piedra de la locura -

Palanc - Escritura inventada - 1964 -

"Nadie ignora que a Edipo lo interrogó la esfinge tebana: ¿cuál es el animal que tiene cuatro patas al amanecer, dos al mediodía y tres por la noche? Nadie, tampoco ignora que Edipo resolvió que se trataba del hombre...quién de nosotros no percibe inmediatamente que el desnudo concepto de hombre es inferior a la mágica pregunta que deja entrever el temible animal"

J. L. Borges, cita en Arte y locura - M.C. Melgar - E. Lóperz de Gomara - R. Doria Medina Eguía -

Spinoso - El zorro herido - 1960 -

"Dóciles medias los halagan de día y zapatos de cuero claveteados los fortifican, pero los dedos de mi pie no quieren saberlo. No les interesa otra cosa que emitir uñas: láminas córneas, semitransparentes y elásticas, para defenderse ¿de quién? Brutos y desconfiados como ellos solos, no dejan un segundo de preparar ese tenue armamento. Rehúsan el universo y el éxtasis para seguir elaborando sin fin unas vanas puntas, que cercenan y vuelven a cercenar los bruscos tijerazos de Solingen. A los noventa días crepusculares de encierro prenatal establecieron esa única industria. Cuando yo esté guardado en la Recoleta, en una casa de color ceniciento provista de flores secas y de talismanes, continuarán su terco trabajo, hasta que los modere la corrupción. Ellos, y la barba en mi cara."

J. L. Borges - Las uñas en El Hacedor -

Luis - Gato Cósmico - 1970 -

"(...) Déjame morder mucho tiempo tus trenzas, pesadas y negras. Cuando mordisqueo tus cabellos elásticos y rebeldes, me parece que como recuerdos."

C. Baudelaire - Un hemisferio en una cabellera -

Aloïse - Couple aux trois médallons - 1948-50 -

Finísimo hilo

escapado de algún dominio

atraviesa la piel

evidencia

No hay tijeras

para el destino de pelo

5 nov. 2008

Ensayando reflexiones reticulares y más relatos de anfibiedades

"Las universidades prefieren la bibliografía a la lectura de libros. El Oriente, en cambio, entendía que todo es muy antiguo, o impersonal, o contemporáneo, lo cual al cabo da lo mismo. Winternitz afirma que el Indostán atribuía sus vastas epopeyas a una divinidad, a una secta, a un personaje de la fábula o simplemente al tiempo.
Yo desearía que este volumen fuera leído sub quadam specie aeternatis, de un modo hedónico, no en función de teorías, que no profeso, o de mis circunstancias biográficas. Lo he compilado hedónicamente; sólo he recogido lo que me agrada o lo que me agradaba en el instante en que lo elegí."
Jorge Luis Borges - Prólogo en "Antología Poética 1923-1977" -
"Se llega a un lugar sin haber partido de otro, sin llegar"
Silvina Ocampo - Invenciones del Recuerdo -

En Second Life algunos de los que participamos en Real Life de las Jornadas Anfibias en Villa Ocampo, terminamos la charla que había iniciado allí Rafael Cippolini, el día Jueves pasado. Fue ésta la primera de las actividades que Cecilia Pavón programó en la organización del anfibio evento. Y sí, porque entre todos, cada uno de los que participamos, desde su percepción sensible de las realidades, ficciones y virtualidades de hoy, colaboró en reflexionar anfibiamente la anfibiedad.

En Cultura Anfibia, Rafael Cippolini linkeó entradas que delinean todo un recorrido de sentidos históricos, pero reconstruídos anacrónicamente, más allá de linealidades. Un pasaje por los fluctuantes devenires de lo que hoy entendemos por virtualidades, realidades, anfibiedades, redes, ficciones, materialidades, cuerpos y más. Tecnologías mediante, todo este entramado de conceptos se transformaron en concepciones presentes consciente o inconscientemente, en diversos grados y en modos diferenciales, tanto en los entornos enchufados como desenchufados de nuestras culturas.
El Sábado a la noche las Jornadas seguían su transcurso anfibio en Villa Ocampo con las poesías y canciones de Gaby Bex, Dani Umpi, la presentación de colectivo Bum Bum Box con su instalación musical, y la proyección de videos "Palpito Papito" (2008, Ruy Krieger), "Amor x" (2007, Mariela Bond) y "La suciedad del espectáculo" (2008, Rafael Cippolini).
Había allí algo de un clima que tenía mucho de magia.
Una agenda contemporánea que se superponía con el ambiente temporo-espacial que había congregado, tiempo atrás, a una diversidad de artistas locales y extranjeros. Ellos supieron marcar con sus producciones artísticas, direccionalidades que hoy son huella de una cultura que atravesó barreras territoriales. Y esas huellas como ecos se interconectan con las de otros tiempos, siguen su cauce en continuidades y efectos que se actualizan, actualizándolas.
Cecilia Pavón se refiere a ésto y más, diciendo: "Aunque las conexiones no sean obvias, el pasado y el presente imbrican su sentido en un conjunto de visiones comunes. ¿Acaso no era la revista Sur una red social que buscaba conectar escritores a todas las latitudes del mundo, creando un comunidad de artistas global? En la obra de Victoria Ocampo ("la Gioconda en la Pampa", como la llamaba su amigo José Ortega y Gasset), esta anticipación también puede leerse nítidamente, no sólo en el aspecto hipertextual de sus escritos (que permanentemente "linkean" otras obras y autores), sino también en la importancia que la conversación y la sociabilidad tenían para ella, y que la sitúan en relación directa con las formas artísticas más avanzadas de nuestro presente."
Estuvieron virtualmente en Villa Ocampo durante las Jornadas Anfibias, Victoria Ocampo, Jorge Luis Borges, Bioy Casares, Igor Stravinsky, Roger Callois, Gabriela Mistral, cada uno de los que participaron en la mítica Revista "Sur", "El Principito", Saint-Exupéry en la Argentina y seguramente muchos más.
Durante aquella noche de Sábado anfibio, por un momento, las paredes de las galerías de Villa Ocampo volvieron a escuchar las palabras de Victoria Ocampo, pero esta vez en la voz de Cecilia Pavón leyéndola. Se trataba de un fragmento de su Autobiografía III: La rama de Salzburgo, en el que se reconstruían ciertas sensibilidades anfibias.
Si, porque en él, Victoria hablaba de sus sensaciones durante un vuelo, de cómo percibía desde allí arriba, cielo y agua como uno; de su regreso a tierra como vuelta a un lugar que, después de la navegación aérea se había tornado un sitio extraño.
El poema de Victoria también habla de algunos de los abordajes transitados por Rafael Cippolini al dar inauguración a una serie de reflexiones anfibias, ¿la virtualidad y la anfibiedad, no tienen ya una larga trayectoria?, ¿cómo las definimos y percibimos hoy?, ¿la virtualidad no es acaso un universo variable y expansivo que se origina y circula más allá del software?
Las tecnologías sin duda imponen nuevas perspectivas perceptivas a la virtualidad. Cómo bien lo dice una de las entradas del Cippodromo, en Reality Cracking: "No existe lo virtual por fuera de lo real. Lo opuesto a lo virtual nunca fue lo real. Sino lo físico.Y no es que en lo virtual la materia se comporte de otra forma, sino más bien que nuestros sentidos encuentran un límite.
Para nuestra cultura “clásica”, la virtualidad fue siempre una “mala idea de la visión” (...) La virtualidad fue considerada por siglos como realidad errónea.
En un sentido tradicional, la virtualidad era lo falso. Lo que no tenía materia. Hoy comenzamos a entender a lo virtual como la conciencia de la limitación de nuestros sentidos. La tecnología hizo que esa “mala idea de la visión” sea económica y políticamente redituable."
En SL siguió todo este programa de Jornadas Anfibias, aunque con otros tiempos, en otros espacios, en otros cuerpos con sus propios relojes internos y externos. Teletransportados hacia encuentros y desencuentros, percibiendo cada uno, a todo y a todos, de un algún modo diferencial. Dolcemare, Coliandro, Nereo, Homo y Zasha (si mal no recuerdo los nombres), prosiguieron en la virtualidad de "J D Mechanical Toy Factory", una fábrica de juguetes mecánicos, reflexionando reticularmente, desde la red, pero y acerca de entrecruzamientos varios, de otras muchas redes (entrecruzados también los diálogos y silencios, espaciados de otros tiempos entre tecleos)
Dolcemare antes de partir llevó a Homo y Zasha a otro lugar, a un bosque increíble "Charkyn Forest". En un momento Zasha perdió de vista a Homo, que seguramente continúo por ahí con sus exploraciones por territorios de la virtualidad.
Zasha hizo lo suyo y llegó de allí a otro lugar que tampoco había conocido aún.

En "Happy Clam Island" se quedó un rato más, descansando del viaje e imaginando otros lugares habitados de poesías...

"Irse de un mundo conocido
a otro que todavía es enigma
es como la adversidad de un niño
cuyo paisaje es la colina.
Tras la colina hay brujería,
y todo lo desconocido.
¿Será digno el secreto de la solitaria travesía?"
Emily Dickinson - Poema 1588 - traducido por Silvina Ocampo -

Irrealidad

(...) Soy apenas yo misma. Soy Silvina.

La vida me circunda como un velo.

Un velo que me resta realidad

como cuando en la noche ladra un perro

Adentro de mi sueño, en la ansiedad,

Y abro el portón, que da a

un jardín, de fierro.

Silvina Ocampo - (De los nombres, 1953)

La red como dispositivo operativo comunicacional y relacional es un articulador, un aparato que activa percepciones variables, de diferentes modos, tanto en los entornos plugged como unplugged.

En 1948, Silvina Ocampo incluyó en su libro "Autobiografía de Irene" un cuento titulado "La red". Allí, el relato comienza diciendo: "Mi amiga Kêng-Su me decía: (...)" Luego le cede la palabra a otro relato, al de una amiga que habla de una mariposa de existencia ambigua, imaginada o fantasmática, que es la excusa para una narración fantástica:

"(...) Sobre la mesa -prosiguió-, entre mis peinetas y mis horquillas, había un alfiler de oro con una turquesa. Lo tomé y atravesé con dificultad el cuerpo resistente de la mariposa –ahora cuando recuerdo aquel momento me estremezco como si hubiera oído una pequeña voz quejándose en el cuerpo oscuro del insecto (...) La mariposa abría y cerraba las alas como siguiendo el ritmo de mi respiración. En mis dedos quedó un polvillo irisado y suave. La dejé en mi habitación ensayando su inmóvil vuelo de agonía (...) A la noche, cuando volví, la mariposa había volado llevándose el alfiler (...) Durante muchos días sucedieron cosas insólitas en mi habitación. Tal vez las he soñado.

Mi biblioteca se compone de cuatro o cinco libros (...) siempre mi madre me aconsejaba, para que mis sueños fueran agradables, la lectura de estos libros: El libro de Mencius, La fiesta de las linternas, Hoeï-Lan-Ki (Historia del círculo de tiza) y El libro de las recompensas y de las penas.

Varias veces encontré el último de estos libros abierto sobre mi mesa, con algunos párrafos marcados con pequeños puntitos que parecían hechos con un alfiler. Después yo repetía, involuntariamente, de memoria estos párrafos. No puedo olvidarlos...”.

Al finalizar el relato Silvina vuelve a transfigurarse en Silvina para decir: "Cuando pienso en Kêng-Su, me parece que la conocí en un sueño."

Borges, Silvina y Bioy Casares, en 1940, ocho años atrás, habían recopilado en "Antología de la literatura fantástica" una serie de escritos entre los cuales se encuentra "Sueño de la mariposa" de Chuang Tzu, un microrelato que dice:

"Chuang Tzu soñó que era una mariposa. Al despertar ignoraba si era Tzu que había soñado que era una mariposa o si era una mariposa y estaba soñando que era Tzu."

¿Dónde está la red en el cuento de Silvina Ocampo? En el propio relato como elemento temático no, quizás si como estrategia de lectura, como retícula de sentidos, como un universo de lepidópteros interconectados, de mariposas diversas, fantasías, virtualidades, sueños que linkean entre sí y se asocian libremente.

"…cada escritor crea un mundo. Esa creación (…) surge de la memoria, del olvido, que es parte de la memoria, de la literatura anterior …" Lo dijo Borges en un prólogo a un cuento de Silvina Ocampo.

"It has been said something as small as the flutter of a butterfly's wing can ultimately cause a typhoon halfway around the world"

Chaos theory

Silbidos de aire

cantos inaudibles de batir de alas de mariposas

rozan las cimas

de montañas jamás imaginadas