22 may. 2008

Estetización de una idea & Conceptualización de una estética

J. Miró - Mai 68'

Más allá de la divergencia de opiniones que suscita aún, el Mayo del 68’ francés puede hablar por sí mismo a través de los textos que, con aerosol quedaron grabados en los muros de edificios paradigmáticos en Francia, prestigiosos centros de educación universitaria como La Sorbona en París o la Universidad de la Ciudad de Nanterre. Fueron sus estudiantes los que invadieron las calles y dejaron, entre otras, huellas gráficas de una acción representativa de este movimiento cultural disruptivo de un orden político-social-económico e ideológico establecido. Entre los diversos graffiti que realizaron los protagonistas de ese movimiento de acción-reacción colectiva, uno en especial fue el que me llevó a relacionar dicho contexto "revolucionario", con lo que sucedía en el campo artístico de entonces y, que aún continúa sucediendo. La frase dispara:

“El arte ha muerto. Liberemos nuestra vida cotidiana"

- Sorbona -

El Mayo del 68’ no adhirió a ninguna política, su carácter fue anarquista, sus manifestantes no se guiaron por un marco teórico definido, por lo tanto, no se valieron de un género discursivo específico de determinado campo. Los actores de este escenario de lucha hallaron su propio vocabulario materializado en la estetización del lenguaje convencional, acción que podría definirse como artística. Esto, al menos si tenemos en cuenta que, el graffiti, un dispositivo del lenguaje de las artes visuales fue en sus inicios, resultado de una apropiación por parte de algunos artistas provenientes del Pop Art, como Keith Haring o M.Basquiat. Ellos, entre otros, llevaron el graffiti, producto hasta entonces perteneciente a un circuito “under", al terreno de circulación de “obras artísticas” legitimadas por el sistema del arte.

K Haring

K Haring

Keith Haring

J M Basquiat

J M Basquiat

J M Basquiat

En un estado primigenio, anterior a cualquier teorización y elaboración de un lenguaje institucional y unívoco, los estudiantes franceses se valieron de una actitud que excedía a la simple función comunicativa o informativa. En ese exceso también hay rasgos de arte. La palabra manifestada a través del graffiti rebasa, desplaza los límites, se sale de su típica estructura funcional para alcanzar una dimensión poética y lograr como decía Sartre, “ampliar el campo de lo posible”.

La dificultad de categorizar los hechos ocurridos en el Mayo del 68’, ya que no se lo puede catalogar como un suceso de índole esencialmente política, social, económica o ideológica, lo coloca en un lugar de “extraterritorialidad”, sitio de indefinición de límites, en el que también se ubica el arte, a partir de entonces y hasta la actualidad.

No es casual que para muchos historiadores el Mayo francés del 68’ sea el hito que marque el fin de la Modernidad e inaugure la Posmodernidad, y para muchos de los que se especializan en historia del arte sean también los últimos años de la década del 60’, la frontera temporal entre el arte moderno vanguardista, y el arte posmoderno de posvanguardia. Éstos límites cronológicos señalan el fin de una narrativa moderna, como anuncia Danto en “Después del fin del arte”, o bien el fin de los metarelatos modernos, como advierte J. F. Lyotard, en “La condición Posmoderna”.

Para referirme en particular al graffiti que elegí analizar, y luego de haberme detenido en su contexto de producción, intentaré abordar el significado de su enunciado: “El arte ha muerto. Liberemos nuestra vida cotidiana”. Lo que los estudiantes parisinos en aquel momento proclaman es el fin de una concepción del arte tradicionalista, que venía desarrollándose desde el Renacimiento y, que ya a principios de S XX es fuertemente cuestionada por las vanguardias artísticas. A fines de la década del 60’, dicha noción de arte se torna totalmente incapaz de sostener y contener nuevas prácticas artísticas surgidas por entonces. Es la aparición en escena del arte conceptual, durante esos años finales de las últimas vanguardias, el que evidencia más enfáticamente dicha muerte. El arte abre sus fronteras e invade el ámbito de lo cotidiano, se apropia de terrenos hasta entonces extra-artísticos. Muchos podrían decirme que los graffiti del Mayo del 68’ francés no serían considerados como producciones artísticas, no al menos, por instituciones legitimadores del arte. Ante esta posible objeción, me resta decir que el propio campo del arte elabora continuamente y, con más acento desde comienzos de la posmodernidad, una definición móvil, inestable y más amplia de sí mismo, como nunca antes en la historia. En consecuencia, la misma se torna abarcativa y contenedora de acciones y discursos eclécticos, resultado de cruces con lenguajes de otros ámbitos de la cultura. Más de una vez, y muy a menudo, para referirnos hoy a determinados actos o discursos de carácter híbrido intentamos definirlos, a partir de nociones como las de “estetización” de la política, o “politización” del arte. A mi entender, los graffiti del Mayo francés pertenecen a esa anti-categoría de textos híbridos; el mismo movimiento cultural del Mayo francés sigue perteneciendo a un contexto de hibridación y mestizaje, que se hizo visible en los modos de comportamiento, los lenguajes, las ideas y en la conformación de los grupos sociales allí involucrados. La apropiación, el cruce de lenguajes, la indefinición de fronteras, la “extraterritorialidad”, la acción colectiva, la apertura de sentidos hacia una polisemia de significados, el uso de medios de difusión masiva, la “estetización” de ideas o la conceptualización de la estética, la puesta en escena de lo real, del cuerpo, la invasión del ámbito cotidiano, la revalorización de la acción efímera son algunas de las características, aunque no únicas ni exclusivas, de aquel Mayo francés del 68’ y, de ese otro “hacer disruptivo” que representa el arte desde entonces, y que hasta hoy continúa desactivando cualquier intento de establecer cimientos de bases sólidas y estables, a la hora de definirse a sí mismo, a los “artistas” y a sus producciones.

2 comentarios:

  1. q onda oye que chido blog me latió muchisimo¡¡¡ andaré por aqui. suerte.

    ResponderEliminar
  2. Hola!!!! Gracias por tus palabras!! Bienvenido cuando quieras..vi tu blog..me gustó tu mirada...
    Saludos y andaré por ahí!

    ResponderEliminar