18 dic. 2008

En busca del desequilibrio perdido

Más allá de la duda metódica

"Mi cuerpo entero me advierte ante cada palabra; cada palabra, antes de que permita que yo la escriba, mira primero en torno suyo.

Las frases se me parten prácticamente, veo su interior y entonces tengo que acabar en seguida."

"Yo tuve un profesor que me caía muy bien y que aseguraba que la tarea de la buena escritura era la de darles calma a los perturbados y perturbar a los que están calmados."

“A veces la lectura de una novela un poco triste me llevaba bruscamente para atrás, porque ciertas novelas son como grandes lutos momentáneos, destruyen la costumbre y nos vuelven a poner en contacto con la realidad de la vida, pero solo por algunas horas, como una pesadilla, ya que las fuerzas de la costumbre, el olvido que producen, la alegría que traen por la impotencia del cerebro para luchar contra ellas y recrearse en lo verdadero, triunfan infinitamente sobre la sugestión casi hipnótica de un hermoso libro que, como todas las sugestiones, tiene efectos muy breves.

Y sin embargo, si antes de volver a la indiferencia inicial uno no puede dispensarse de cubrir en sentido inverso las distancias que se habían franqueado para llegar al amor, el trayecto, la línea que se sigue no son forzosamente los mismos. Tienen en común el no ser directos porque ni el olvido ni el amor progresan regularmente. Pero no utilizan obligadamente las mismas vías."

"Las inferencias dudosas se producen cuando las operaciones que ponen en cuestión los conocimientos provocan un estado insostenible, por lo que es preciso obviar esa situación, calmando esa turbación, recuperando la calma (...)"

"(...) el estudio de las actividades del conocimiento, llega a ser un lugar de valorizaciones: un lugar de dudas, de perplejidades, de conflictos, de satisfacciones, en el que "eureka" no es sólo el gesto cognitivo, sino también un gesto de satifacción (...)"

Existen infinitas variedades de circos, en algunos de ellos, la principal atracción comienza cuando se presenta el acto más esperado, el de los desequilibristas....

No hay comentarios:

Publicar un comentario