8 ago. 2007

CENSURAS POLEMICAS

En estos últimos meses, algunas campañas publicitarias de reconocidas marcas de indumentaria, fueron protagoniastas de escándalos, y censuras, debido a la supuesta violación de los códigos de moralidad, que provoca la exhibición pública de las mismas. Una de ellas es la Publicidad que en un primer momento se difundió como representativa de la firma Sisley, a su vez perteneciente al grupo Benetton; directivos de estas firmas, luego desmintieron la noticia que los vinculaba a dicha realización gráfica. La imágnes en cuestión muestra a dos "Fashionistas" (adictas a la moda), aspirando su droga, una prenda, alusión bastante obvia y directa al contacto entre el mundo fashion y el de la droga.

A la Izq Publicidad desmentida por Benetton y Sisley, abajo, fotografías de la producción gráfica verdadera Sisley Otoño-Invierno 2007, por Therry Richardson.

Otra de las producciónes en cuestión, es la de la firma italiana Dolce & Gabbana, a petición del Instituto de la Mujer, fue prohibida su difusión en España, por considerarse ofensiva a la integridad de la mujer, ya que en la misma la modelo se encuentra en posición de sometimiento físico por un modelo, y la vez esta escena es observada por otros. Esta no es la única fotografía de la Campaña, pero si la más controversial.

Estos recursos publicitarios no son novedad, sabemos que lo polémico y "transgresor" vende. La censura no me parece un recurso inteligente, creo que subestima al espectador, al no considerarlo capaz de filtrar la información que recibe, o de tener un espíritu crítico ante la misma. Vivimos en un mundo invadido por información visual, estamos aprendiendo a convivir y a leerla, en este proceso, conocemos que la imágen publicitaria representa un lenguaje visual con códigos propios y específicos, que su primer fin e intención es "Vender", una función utilitaria, lograr que compremos el producto o la marca que publicita, incluso que "compremos" la misma imágen. Es por ello, que si nos posicionamos como espectadores, partiendo de esta base conceptual, la censura a estas y otras publicidades de este estilo no tiene sentido, la opción de elegir lo que consumimos visualmente es un derecho. En el ámbito de las artes visuales, los códigos varían, sin embargo, en este espacio de producción también existió, ya de pasados lejanos, la censura. No son pocos los artistas que recurren a imágenes provocadoras, a discursos movilizantes, chcantes para muchos, aunque no se busque con esta actitud "vender", al menos no todas, y no del modo que se utiliza en la publicidad. El texto artístico, a diferencia del texto publicitario, posee un sentido polisémico, múltiples sentidos; el publicitario es unívoco, busca comunicar de manera precisa, con clara intención. En el arte el tercer sentido del que habla Barthes en su Libro "Lo obvio y lo obtuso", es un sentido que se escapa, que no se deja atrapar, indecible, incomunicale a través del lenguaje convencional, un sentido divergente, que abre interpretaciones y posibilidades. Es por ello, que la censura a obras de arte es todavía más reprochable, sus alcances discursivos no se pueden analizar o juzgar a la manera del lenguaje convencional, el arte lo desarma, y reconstruye una nueva realidad, en la que los cambiantes valores morales, de las sociedades humanas a lo largo de la historia, no son considerados parámetros cohersitivos a la era de crear. En el inicio de este espacio, para poner en imágen visual lo que expreso en palabras, una obra de Gustave Courbet, pintor Frances, de mediados del S XIX, perteneciente Movimiento Artístico denominado Realismo, posterior y opuesto en muchos aspectos al Romanticismo. Este artista transgredió con su obra muchos de los códigos morales de la sociedad de su momento. Elaboró pinturas de enormes dimensiones, en las que personas de las clases más bajas, en su vida cotidiana, eran protagonistas, cuando hasta entonces solo personajes de las clases altas, de la burguesía, dignatarios militares, políticos o religiosos, eran merecedores de este honor. En cuanto a la temática de desnudos, también traspasó los límites permitidos, los cuerpos descubiertos y muchos en situaciones irreverentes o de cargado erotismo, eran de mujeres contemporáneas, reales, prostitutas, mujeres de segmentos de la población marginales, a diferencia de los desnudos que en períodos anteriores, estaban enmarcados en temáticas mitológicas, en leyendas fantásticas o de culturas exóticas. La obra a la que me refiero es "El origen del mundo" ("L'origine du monde"), posee una larga historia de censura. Courbet la realizó entre 1865 y 1866, en ella representa en primer plano el torso de Johanna Hefernan, amante y modelo de su amigo y discípulo el artista norteamericano James Whistler; en la composición del cuadro, son protagonistas la vulva que se muestra abiertamente entre las piernas separadas, y más arriba uno de los senos, este punto de vista nunca antes había sido utilizado en la resolución de un desnudo. Esta pintura desde el momento de su creación solo fue conocida por los que conforman la larga lista que adquisisores, recién se difundió y pasó a integrar las filas de obras reconocidas en la historia del arte, a fines de Siglo XX. Hasta entonces, circuló sin título, por múltiples sitios y entre diversos poseedores, el último fue Jacques Lacan, quien la adquirió en 1955, y también la mantuvo escondida trás otra pintura, hasta su muerte en 1981, cuando pasó a manos del Estado Francés, y a partir de 1995 se exhibe en el Museo de Orsay, París. En torno a esta larga historia de idas, y vueltas, de ocultamientos y censuras, la escritora francesa Christine Orban escribió en el año 2000 una novela titulada J’étais l’origine du monde, la modelo del cuadro es la narradora que la protagoniza, y años más tarde en 1996, Bernard Teyssèdre en Le roman de l'origen, cuenta una historia cuyo eje temático es la obra y las situaciones generadas en torno a la misma.

Algunas de las polémicas Fotografías de Oliverio Toscani para producciones gráficas de Benetton.

El artista Catalán Antoni Muntadas, figura destacada de la producción de video-arte y net-art, en estos momentos exhibe algunos de sus trabajos en la Fundación Telefónica y en el Centro Cultural de España (hasta el 5 de Agosto estuvo en la Sala Cronopios del Centro Cultural Recoleta) -

En una de sus producciones alude a la temática de la censura, "The file Room" una sala negra completa de archivos y computadoras con registros de casos mundiales de censura, puede verse en la dirección:http://www.thefileroom.org/

(Datos de la Revista Fotomundo digital - Agosto Nº 464)

No hay comentarios:

Publicar un comentario