29 jul. 2007

S XXI - Moda y Tecnología Con el inicio del S XXI se configura un nuevo sistema de vestimenta de transición entre la sociedad insustrial y la sociedad cibernética. Se caracteriza principalmente por la heterogeneidad, la hibridación, la búsqueda de lo nuevo sin perder la identidad, reinterpretando el pasado. En las prendas se observa la exploración de nuevas formas: novedosos cerramientos, la deconstrucción, los cruces diagonales, prendas que pueden llegar a evolucionar con la presencia de tecnología como sensores. Nuevos tejidos y accesorios inteligentes revolucionan la moda. En los diseños se percibe que todas las décadas están presentes en un retro permanente y actualizado. La oferta es amplia y variada. La producción en serie es una etapa superada, esto se representa en la superposición como recurso en el universo de la estética, como faldas sobre pantalones. Pero la revolución y la novedad ya no se encuentra en las tendencias que no muestran cambios radicales, sino en la fabricación de géneros inteligentes. La moda rescata su primitiva función protectora y de confort. La palabra "microfibras", tejidos sintéticos extremadamente livianos y delgados. Una de ellas, el elastocromo, fue ideada por un argentino Teo Gincoff. Es un material biodegradable, cromado como un espejo. El metalizado de algunas de ellas sirve por ej, para proteger el cuerpo de la estática de los televisores. Otra fibra, el suprontex, es capaz de rechazar los rayos UV pero dejar pasar los que broncean. El Biocryl, contiene una sustancia que actúa como bactericida. Los japoneses desarrollaron fibras con somníferos para confeccionar sábanas y piyamas, y los italianos unas fibras que rechazan las ondas electromagnéticas y ayudan a combatir el estrés. También se está trabajando ya en la inclusión de medicamentos en las fibras para que actúen por contacto con la piel. Otro cambio se está produciendo también en el ámbito de las compras y ventas. Así como a lo largo del S XX se pasó de los Salones de Couturiers al consumo masivo de las grandes tiendas, en este milenio se afianza la venta por catálogos, ya sea en formato de libro o por Internet.

Hussein Chalayan, diseñador de origen turco-ingles, conjuga en sus diseños ciencia-arte y tecnología. En su última presentación de la Colección Primavera-Verano 2007 en París, incorporó prendas animatrónicas, las mismas poseen dispositivos electrónicos que introducen movimientos automodificando el diseño original.
Ejemplo de las últimas innovaciones en moda, de la mano de la tecnología, incorporada no tan solo a los materiales textiles, sino como en este caso al diseño.

Imágenes: Diseños de Husseim Chalayan - Corsé de madera, éste se pega al cuerpo, y puesto dá la sensación que las mariposas de metal estuvieran enroscadas directamente en él 1995 (fotografía del Libro del Museo de Indumentaria de Kyoto) - Video del último desfile Primavera-Verano 2007 en París y fotografías de los dispositivos electrónicos que "animan" estas prendas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario